Teatro

Un espacio delimitado, una oficina, un juego de escritorio rojo y otra blanco. Un espacio del cual no pueden salir. Encerrada en su despecho, Fanny Méndez (intendenta de la Plaza Huincul) resiste a una pueblada junto a su asistente y a un hombre que se hará responsable de un crimen.

Una habitación blanca, absolutamente blanca, como si fuera un espacio aislado del mundo donde se trata de establecer cierta paz. Objetos en la pared, también blancos, colgados, como si no se pudiera definir si deben guardarse o no. Todo contra la pared y un vacío en el medio.

El teatro Cervantes nos recibe otra vez, un lujo colonial en plena ciudad. Teatro Nacional que este año brilla, invita y convoca. Nos ubicamos en nuestras butacas – nos toca palco – y mientras nos acomodamos escuchamos aplausos. Y una voz. Entonces la vemos: aparece Marilú Marini, que entra desde la platea, saluda, charla con el público y se va acercando al escenario. Carismática, divertida, preciosa. Nos da la bienvenida, nos prepara para el relato y ya sentimos cierta cercanía. El diálogo es con nosotros, en un código de intimidad amistosa. Seremos espectadores cercanos de su relato sin importar a qué distancia estemos del escenario.

Todo está oscuro, suena un piano cuya música acompañará toda la obra. Seis personas amontonadas que avanzan lentamente y entre frases sueltas podemos imaginar un viaje en auto y un relato que se construye a partir de lo que se ve a través de la ventanilla. “¿Qué hacés? Respiro”.

 

La escena enmarcada, una silla y un foco que ilumina, que dirige su luz a un único lugar. Él, el padre, nos va a presentar a sus once hijos. Primero se enunciarán sus virtudes, luego sus defectos, que terminarán empañando toda virtud. Es que ninguno lo satisface, como en una búsqueda de seguir creando en pos del sujeto perfecto que nunca sucederá. Es que él siempre tendrá algo para criticar. Hijos que no son suficientes para un padre. Hijos “a lo Kafka”.

“Hermanas” de Carol López, dirigida por María Figueras, es la historia de una familia frente a una pérdida, de un padre, un marido, un abuelo. Tres hermanas se paran frente a todos nosotros a dar la noticia. Muy distintas entre sí, con sus diferencias, sus secretos y particularidades. Pero juntas, con sus chistes e internas, las tres unidas dando la noticia.

 Por Fernanda Blanco

Publicada en la web del Área de Comunicación y Artes Escénicas - artesescenicas.sociales.uba.ar

Por Fernanda Blanco

Desde el instante en el que nos acomodamos en nuestras butacas comienza un despliegue que nos envuelve y nos obliga a dirigir nuestra mirada de un lado a otro de forma constante. Un casting de miles de personas en el que quedan 50 artistas, ni una estrella. Cantan, bailan, actúan, se forman y aceptan hacer un espectáculo a la gorra.

Por Fernanda Blanco

Publicada en la web del Área de Comunicación y Artes Escénicas - artesescenicas.sociales.uba.ar