Lugares

 

 La Argentina tiene una riqueza geográfica realmente admirable, es imposible salir a conocer nuestro vasto territorio sin lograr sorprendernos. Todas las provincias son dignas de conocer y fotografiar, de ver sus colores, sentir sus aromas, percibir la densidad del viento, conocer sus aguas, sentir sus sabores y descubrir sus costumbres. En esta oportunidad, conocemos Mendoza, más específicamente San Rafael. Zona de ríos, de rafting y playas silenciosas entre las montañas.

Ni bien llegás a San Rafael lo primero que hay que hacer es ir al Río Atuel y anotarte para hacer rafting, como si fuera un bautismo de bienvenida. Tenés que dejarte caer en alguna zona segura del río, mojar con el remo a alguien cercano y aprender cómo levantar a los caídos al agua recordando que no son bolsas de papa. Absolutamente todo forma parte de la experiencia y cuando te bajes del bote vas a entender que las vacaciones ya comenzaron y queda mucho por hacer.

Una vez que comenzó la aventura, se pueden hacer montones de cosas para aprovechar la naturaleza, cansar el cuerpo y relajar la mente. Una buena opción es aprovechar la playa que se encuentra en la reserva de Valle Grande, una especie de pileta exclusiva con vista a las montañas, ideal para descansar, tomar sol, nadar y, si existe la posibilidad, salir a andar en kayak. Si decidís salir a explorar por el agua, el camino te va llevando hacia lugares donde reina el silencio y solo escuchás el chasquido del agua al moverse. Mirando hacia abajo, el agua es tan cristalina que podés ver los peces y podés abrazar la paz que reina en el lugar.

Otra buena opción es ir a pasar al día a algún camping en Los Reyunos donde podés hacer algo a la parrilla y disfrutar del agua transparente y refrescante del lugar. O al Nihuil a disfrutar del paisaje y tomar algunos mates mientras observás el atardecer y descansás de todas las actividades que podés hacer sobre el río Atuel, como Cool River, Canopy o simplemente hacer la plancha y dejarte arrastrar por la corriente de río en zonas seguras y sin peligro de golpes.

Si el día está un poco nublado y no te tienta ir al río, podés hacer actividades de montaña como Rapel, Trekking o aprovechar del Bosque Aéreo Euca (www.bosqueeuca.com) que te lleva a la copa de los árboles en Valle Grande, Cañón del Atuel. Ahí vas a poder recorrer un circuito creado con puentes de soga o madera, trapezios de altura y tirolesas, entre otras cosas, provisto de un arnés, un casco, una polea, mosquetones y guantes. Así, con diversas pruebas de altura podrás ir superando los cuatro niveles del parque: Aire, Tierra, Agua y Fuego.

Si todavía te quedan fuerzas para seguir recorriendo por la noche, San Rafael tiene unas plazas lindísimas con pequeñas ferias de artesanos y hasta podés encontrarte con recitales gratuitos al aire libre. O degustar los vinos de la zona, cuyos secretos podés descubrir visitando las múltiples bodegas de la ciudad.

Este rincón del país que se encuentra en Mendoza, es un lugar digno de conocer y al que vale la pena volver, que te da paz, belleza y adrenalina a la vez. Que te deslumbra con sus paisajes y te permite desconectarte del mundo, aunque sea por un instante.