Cine y Música

 

 Basada en un best seller a nivel internacional “Cincuenta sombras de Grey” es una película dirigida por Sam Taylor-Wood que cuenta la historia de Anastasia Steel (Dakota Johnson) que al entrevistar al joven y exitoso millonario Christian Grey (Jamie Dornan) comienzan a desencadenarse una serie de encuentros donde la atracción entre ellos se vuelve inevitable. Pero habría un detalle en todo esto y es que Christian tiene unos gustos sexuales bastante particulares, por lo que para estar con él Anastasia deberá firmar un contrato bastante extenso y complejo que consiste en una relación de sumisión sexual.

Entonces tenemos un hombre, lindísimo, millonario, que se declara como su novio ante su familia sin ningún tipo de problemas, que le compra ropa, un auto y (lo mejor de todo) la lleva a andar en avioneta y helicóptero. Pero acá nos frenamos un segundo para preguntarnos: ¿a costa de qué?

Lo peor de todo es que lo más atractivo de este personaje, no es su plata, ni los regalos, ni lo supuestamente caballero que algunos piensan que es, sino su misterio. A toda costa queremos entender qué está pasando por su cabeza y por qué hace lo que hace. Ahora entra la aclaración: estamos comentando la película sin haber leído el libro.

Pero hay más misterios en torno a esta película que es record en espectadores, ¿por qué a las mujeres les gusta Christian Grey? Alguna vez alguien dijo que estamos en medio de una cultura matriarcal machista y esto parecería justificarlo un poco, pero no opaca las numerosas dudas: ¿Es la avioneta? ¿Es lo increíblemente lindo del actor? ¿La sensación de poder que despierta? ¿La idea de tener sexo salvaje? Tal vez sin los efectos sonoros, ni las tomas de primer plano, ni el aspecto físico del actor que se puede intuir que ayuda, hasta podría resultar risueño que un hombre presente un contrato donde se llame a sí mismo “amo” y a la mujer como “la sumisa”, que pida que lo espere de rodillas y que la justificación para todo eso, la recompensa que ella recibiría sería a él. Perdón, no da risa, es violento, ridículo pero violento.

Otro dato sumamente llamativo es la forma en la que nació esta historia, nos encontramos ante una historia cuyo origen es un fanfiction basado en las novelas de la saga Crepúsculo, donde el sexo forma parte de lo prohibido (debido a lo peligroso que resultaba que un vampiro esté con una humana). Es decir que nos encontramos ante una historia, si se quiere, de origen popular con una gran recepción a nivel popular.

La película resulta, en general, llevadera. Por momentos el argumento se estanca y no pasa mucho. Las escenas de sexo no calientan el ambiente porque la opresión es constante y como mujer se siente. Ahora bien, es solo una película y no hay mucho misterio en eso, lo realmente curioso es qué le ven las mujeres a Christian Grey.