Cine y Música

 

A una semana del estreno de “Papeles en el viento”, el cine recibe grupos de amigos, parejas y algunas hinchas de Independiente que, casi en chiste casi en verdad, se preguntan si correspondía o no ir a verla con la camiseta del rojo puesta.


Dirigida por Juan Taruto (Director de “Un novio para mi mujer”, “No sos vos soy yo”), esta película está basada en el libro de Eduardo Sacheri que posee el mismo nombre, y tiene como protagonistas a cuatro amigos: el Mono (Diego Torres), Fernando (Diego Peretti), el Ruso (Pablo Rago) y Mauricio (Pablo Echarri).

Papeles en el viento es un libro que cuenta la historia de cuatro amigos de la infancia fanáticos de Independiente, y hay algo en esa pasión que los une de forma tan fuerte que le excede al fútbol, algo en el sentido de pertenencia del ritual que se vuelve tan auténtico como la propia amistad. El Mono, uno de estos cuatro amigos, muere pero nunca deja de estar presente. En ese momento Fernando, Mauricio y el Ruso se esfuerzan por cumplir el último deseo del Mono: dejarle un buen legado a su hija Guadalupe. Para esto deben vender el pase de un jugador que el Mono compró a modo de inversión y se devaluó casi por completo.


La película nos va llevando por un camino donde nos sentimos cómodos, identificados, nos sentimos como en casa. Nos llega el olor al barrio, el sabor a una cerveza fría con amigos, la emoción de ir por primera vez a una cancha. Hay algo en la pasión que sienten los protagonistas de esta historia por el fútbol que los une en un lazo eterno y de esta forma la película se vuelve un homenaje a los hinchas del rojo en particular y a los fanáticos del fútbol en general. Hay cosas que las palabras no pueden contar en imágenes pero hay otras que tienen una mística tan fuerte que se representa en cada toma, cada gesto, cada diálogo, y podemos irnos del cine con esa sensación a barrio, a amistad de toda la vida, a fútbol, a ritual apasionado de pertenencia a un lugar, un sentimiento y un nosotros que implica a los mismos de siempre que no nos van a abandonar nunca.


Por momentos, el cine se vestía de risas, en otras ocasiones reinaba un silencio absoluto mientras algunas personas se escondían en sus butacas mientras dejaban fluir sus lágrimas. Papeles en el viento es una historia que logra emocionarte, divertirte, enojarte y hasta logra darte algunos nervios. Una hermosa historia tanto para leer como para ver.